huella ecologicaLa huella ecológica es una medida de la demanda humana sobre los ecosistemas de la Tierra. Indica la cantidad de tierra y la superficie del mar biológicamente productivo que una determinada población necesita para regenerar todos los recursos consumidos y eliminar los residuos producidos. Con esta medida se puede calcular el número de planetas similares al nuestro que serían necesarios para mantener el consumo que conllevan ciertos estilos de vida.

La huella ecológica global, de toda la humanidad, se calcula anualmente por la ONU, pero se publica con un retraso de tres años más tarde debido al tiempo que necesitan las agencias de estadísticas de los países necesitan para recober las estadísticas. Los datos más recientes fueron publicados en 2010, la huella ecológica global se estimó en 1,8 HA/persona/año. Si tuviéramos que repartir el área productiva del planeta, a cada uno de los más de seis millones de personas en la Tierra le tocarían 1,8 hectáreas para satisfacer todas sus necesidades.

Hay que tener en cuenta que la demanda de recursos cambia al mismo tiempo que pasan los años. Por ejemplo, la población mundial de mediados de los años 60 utilizaban los recursos de tres cuartas partes del planeta, mientras que actualmente se ha duplicado, necesitamos 1,5 planetas. Si esta tendencia continúa, la humanidad necesitará dos planetas en 2030 y casi tres en 2050.

streamforchangeDentro del proyecto “Stream for Change” (Corriente por el Cambio), una iniciativa transnacional de jóvenes que es posible gracias a la colaboración del programa Juventud en Acción, se ha calculado la huella ecológica de un número de participantes que se ofrecieron como voluntarios para este fin. El objetivo era aumentar la conciencia sobre el uso y abuso de los recursos y las maneras de reducir su huella ecológica personal, para que sea un poco más apropiado para la cantidad de superficie que tenemos en la Tierra. Todos los participantes se les dijo lo que era la huella antes de que hicieran una prueba para medirla, una vez que tuvieron sus resultados respondieron a una serie de preguntas tales como: si habían oído hablar de la huella ecológica, cómo podrían mejorar su calificación o la forma en que podrían ser más respetuosos con el medio ambiente. Por último, a cada participante se ha mostrado un vídeo documental, “The Story of Stuff” o la versión castellana, “La Historia de las Cosas”.

Vamos a describir cada uno de los participantes y los resultados que han obtenido:

  • Carmen. Ama de casa, vive en Icod de los Vinos, Tenerife, junto a su esposo y sus tres hijos. Ella tiene un pequeño jardín y recicla en su casa. Viaja y utiliza el coche lo menos posible. Su huella fue: 2,15 hectáreas. Su consumo de recursos coincide con la superficie disponible.
  • María del Cristo. Ella estudió biología en la Universidad de La Laguna.Vive en el centro de la ciudad, en La Laguna – Tenerife, con su hermano y sus padres. Tiene un jardín y pollos en el sur de la isla lo que le permite obtener suficientes verduras. Reutiliza los residuos generados en el hogar. Recicla y no viaja en avión ni en coche. Siempre utiliza el transporte público, camina y siempre comparte coche. Su huella era 2.062 ha. Su consumo de recursos coincide con la superficie disponible.
  • Leticia. Estudió un máster en traducción en la Universidad de Salamanca. Cuando ella estaba viviendo en Salamanca, en la parte continental de España, compartía un apartamento. En Tenerife, vive en las afueras de la ciudad con su hermano y sus padres. Ella viaja mucho en avión. Recicla un poco, sobre todo recicla papel. No tiene un jardín. Su huella fue de 3,7 hectáreas. Consume en exceso, por encima de los recursos disponibles.

Se pretendía que cada uno de los participantes comprendieran el significado de la huella ecológica y que la pusieran en práctica en su día a día. Nosotros tratamos de que sepan los comportamientos que aumentan su huella y todos aquellos que son capaces de mejorarla.